TRES DESTINOS

Escribo y dejo a mis memorias desfilar en el papel,

también tú en algún rincón del mundo

lanzas tus memorias como peces a la profundidad de una copa,

alcohol y tú se vuelven uno,

papel y yo formamos la misma superficie de un planeta.

 

Escribo y tú bebes,

él dibuja con su aliento sobre el papel carbón de la noche,

crea sus memorias brillantes que después calca

y  borra con el afán de internarse sin pincel en el espacio vacío del firmamento.

Te vuelves uno con los ojos de la noche que brillan en el rostro del alcohol,

penetro en la luz de mi soledad, derribo las oscuras capas de mi voz

y él se extravía como una sombra en la búsqueda de sus huellas.

 

Escribo y tú bebes y él pinta la noche,

crea el espacio infinito de su soledad

y ella, la espectral luna, neutral reina blanca,

lanza su red de almas,

nos pesca, construye su reloj de arena negra sobre los caminos de                                                                                                                                         espuma

donde ciudad y seres en penumbra forman parte de la misma                                                                                                                                                    imagen.

 

Ella pesca y cuando se cansa de sus redes,

va por  agujas e hilos

que nos hermanan con la  sangre de los sueños y la                                                                                                                                             noche

sangre que  bombea  por nuestros corazones el mismo ADN

de vacío, soledad y deseo.