Sucesos tras el velo de la noche

De mis ojos a los tuyos sobre una cuerda floja

camina una muñequita de cristal,

lágrima  que busca

eternamente su paríso de vidrio.

 

De mis ojos a los tuyos van las gotas de mi dolor

marchando sobre un listón invisible de sangre de mi corazón

y se secan como semillas que florecen en llanto

que mis dos ojos como jícaras recolectan,

mientras la noche llora estrellas

en el pentagrama vocal del silencio

que al estallar en lluvía canta.

 

De mis ojos a las tuyos se lanzan los pétalos de mi amor,

lágrimas de sangre que reclaman su tierra y su río

para encontrar el paraíso  del mar.

 

Mi corazón se asoma tras las lunas de mis ojos

y grita, te interroga como un  mendigo al  horizonte,

un océano invisble lo separa de la arena prometida

más sus suplicas  son aves de cristal

que  con sus   picos rozan su blancura aterciopelada .

 

Mientras tanto  la noche canta piedras sobre el asfalto

y desata de su caja de música a la bailarina del viento

que sigilosa compite con aquella

que no ha dejado de andar de mis ojos a los tuyos.