Sobre el discurso amoroso.

Maquiavélica marginalidad del discurso
juego con el sentimiento de mi pulso
obra que debate entre la razón
y lo imaginario.
Alexitimia; síndrome del que se ama
marginado; justificación de lo irreal
del plano formulario, método
que es el cuerpo sin estar
en el cuerpo.

El fruto del “éxito” que
folla sin quererlo.
No sabemos amar.
El dialogo es matizado por
el tacto a distancia
el beso es ruina que
compite con la estancia
la sonrisa de pronto
fundamenta la importancia.
El intercambio de pupilas
son limosnas en plena
instancia.

Los comentarios están cerrados