ROSAS DE CERA

Todos gritaran será mejor hundirnos en el mar que antes traicionar la gloria que se ha vivido. Pablo Milanés 

Tuve rosas cual pájaros porque tenían piel de plumaje

entre la espesura y el monte de mi tacto

tuve rosas cual pájaros para alimentar el llanto del viento

que en su tormenta de cielo las raptó hacia el horizonte.

 

Tuve rosas cual pájaros porque sus tallos eran de alas

y no presumían espina para herir mi pecho abierto

tuve rosas cual pájaros entre el labio y el beso

porque cantaba mi amor al volar sobre un jardín de cardenales.

Tuve rosas para engordar al relámpago

que en su danza las raptó hacia la tierra de las nubes.

 

Tuve rosas cual pájaros porque mostraban cuerpo de árbol

por donde despierta y duerme el sol al arrullo de su escolta alada

tuve rosas cual pájaros en la sonrisa y en el danzar,

sobre el cabello libre y ante los ojos como límpido abanico

pero llegó el invierno con su hambre, con sus dientes de nieve

y con ellas sació  ah sus fauces de hielo ah a esas montañas que se                                                                                         llenan con soledad y olvido.

 

Tuve rosas que no he olvidado que tuve

que plapé como pájaros y eran mías entre el júbilo de un día

en que vienen las aves todas a comer en las manos

y pasan rozando las ventanas del corazón

y cantan algo que perdura antes de hundirse en el follaje de la lluvia

con libertad consedida.

 

Eran de alas carmesí como el atardecer que tiende a despedirse                                                                                                        después del regocijo

de alas como el mar con el color de la espuma al desvanecerse en el                                                                                                                                     ocaso

eran rosas de crepúsculo, recuerdo y ausencia del día.

 

 

Hoy son de cera mis rosas cual cirios que esperan

y con pétalos de luz tenue se dilatan en el tiempo

con un fuego que es de alas en un sueño que duerme inmortal

hoy son de cera mis rosas de ceniza y de otoño,

son estátuas de aves en encierro y en  ilusión de volar.

 

Son de cera, hermoso y triste jardín de bujías que se consume en el                                                                                                      apetito del desamor

esa lluvia de llamas que arranca, devasta y alumbra mientras hiere al                                                                                                                                     corazón

para dejarle sólo el rastro en el polvo de la espina

sin simiente de plumas, sin semilla de lumbre.