Ronda del anciano

Letárgicos sobre mis hombros
Parten silbatos de mediodía

¡Es páramo!
Rojiza tierra de estíos quebrados.

Jarrón seco de mi voz
De balbuceos taladrados

¡Es páramo!
Rojiza tierra de estíos quebrados.

¡Colorete de Juventud
Afila el estío mío!

¡Es páramo!

La Anáfora halucinante
Va enfatizándome en lo crujiente
Lo Devorante

Del páramo.

 

 

Rojiza tierra de infértiles años
“¡Páramo vivido!

¡díganme!”