ROJO

No deberías estar en las espadas

Simplemente deberías estar en sus labios

Ser los toques de un nuevo amanecer

Pintar el paisaje tan fascinante

 

Ser la tinta de nuevos versos

De nuevo la marca de unos buenos besos

Un vestido de gala

Con la que ella baile conmigo

 

Cerrar los ojos mirando al atardecer

Sentir la calma de nada ya perder

Llevar rosas para nuevas conquistas

Para mi tan solo ella misma

 

El caramelo más dulce

Casi una tentación una y  otra vez

Tus labios al besar

Rojo como al cerrar los ojos

Y ver al sol