Realidad, Ensueño

Dejar de querer ser y sólo ser.  Encapsularnos en el tiempo. Admirarnos el uno al otro. Descubrir la excelsa visión del todo. Escribir versos con la lengua sobre tu piel.  Reencontrarte en diferentes planos.  Tomar este momento y hacer de él una eternidad.   Disolver la mente. Conectarte con la tierra. Echar profundas raíces en el suelo y tocar el cielo. Contemplación, éxtasis,  en aquel lugar lejos de todo y de todos. Disfrute de miradas,  profundo lago de sinfonías sensoriales. Impulso de sangre donde los ojos se cierran y el corazón se abre de la realidad al ensueño.