Proyecciones (3)

Sus ojos penetrando el alma,

a miles de segundos de distancia.

En ese oscuro mar me reencontré,

vi la fuerza del ser

y la fragilidad de la vida.

Un océano de experiencia

en un cuerpo de playa;

su mirada contaba los viajes,

los soles conocidos,

las lunas soñadas,

un pasado ajeno.

Composición

De la mano de su mirada,

llegó el cuarto regalo: la imagen.

Trazos ligeros en papel

dibujando sentires,

pinceladas traviesas

haciendo mezclas imposibles,

reflejando momentos del alma.

El arte que salía de sus manos

más que memoria,

trajo otra forma de ver,

otros ojos caminantes.

Presente número cinco:

la escritura a cuatro manos.

Dos pasiones regando tinta,

armando versos,

tejiendo besos,

realidad virtual,

velo de la distancia.

Dos almas creando poesía

en instantes.

La creación.

El cielo capturado en su mirada,

infinito nocturno,

el sexto regalo.

Y al fin,

el eterno presente,

el número siete:

una vista a su aura.

El acto,

unión de espíritus

un espiral ascendente

de colores sin experimentar,

dentro del universo,

brillo estelar acompañando el descenso…

Explosión.

Otro universo creado.

¿Magia?

¿Metafísica?

III

El tiempo

Sin retorno

abre el paso lineal.

Un viaje

con su ausencia.

Aprender otra vez

a ser, a andar,

solo con el recuerdo de su mirada,

de siete regalos,

de proyecciones.