Presente del cielo

Por un primer aniversario compartido

Tiene la fuerza en la mirada…

un pequeño cajón

guarda las maravillas de sus palabras.

No hay tormentas

solo sonrisas

solo un calmado atardecer en primavera.

Relaja y protege su abrazo

da esperanza su caricia

amor su regazo.

No hay palabras luchando por salir

solo frases que se deslizan suave

lento,

frases que se forman al querer vivir

instantes de luz.

Sí, no hay una danza de colores vibrantes

pero sí una sutil melodía

un ballet en azul profundo.

Me ha dado el mundo

y nunca lo prometió;

amaneceres fríos,

pociones contra la tristeza

y nunca se los pedí.

No oré por su encuentro,

no volteé santos

ni vendí el alma,

no decapité animales

ni bebí extraños brebajes,

y llegó,

así, sin llamarlo,

sin buscarlo.

 

Ahora…solo sonrío

agradezco el brillo de sus ojos,

la fuerza de su mirada,

el azul existir que me regala.

Los comentarios están cerrados