Plumas de sueños

Antiguamente los almohadones hechos de plumas,

en los que terror y el libre vuelo de las aves se entrelazaban,

eran el descanso  del delirio de vivir.

 

Clamor de muerte y anhelos,

y la libertad robada de las aves,

estaban atados a la borra de la almohada,

que conducía al paraíso de la noche,

eterno insomnio de Dios.

 

Hoy recostamos la cabeza sobre piedras,

algodones endurecidos por la sangre de la tierra,

nuestra alma vaga sobre retazos de sueños,

hoy la cabeza se apoya sin la certeza

de encontrar abiertas las rejas de cielo nocturno,

en el que Dios parece más un preso que descansa sobre nubes                                                                                                                                                                                                                                                                                                enmohecidas.

 

Ya casi nadie caza aves para rellenar almohadas,

hoy todas ellas duermen en sus nidos de espuma

veladas por la afanosa tarea de la noche

de hacer burbujas en su sombrío jardín.

Los ojos en llamas del porvenir se mezclan con el pálido  rostro del                                                                                                                                              pasado,

tal monstruo de arrugas y encanto es la estatua que construyen                                                                                                                        nuestras pesadillas,

cuando parece imposible hallar una pluma de las alas de la niñez                                                                                                              errante en la almohada,

 

 

Almohada, vieja almohada  en el cuarto de una novela de amores                                                                                        inconclusos  y venganzas sin ojos,

almohada, paloma repleta de plumas de otras aves,

en ti se funcionaban las grises plumas del gorrión con las plumas del                                                                                                                                                                                                                                                                                                    quetzal,

memorias salvajes de los campos que nuestros pies andaron,

 

cálidos recuerdos de la lluvia temprana en nuestros ojos de niños.

 

Memorias que se construían a si mismas creando la ciudad de los                                                                                                                      nuestras ilusiones,

hoy   despojos de plumas.

 

Ya no encuentro entre el sopor las plumas del ala salvaje de mi                                                                                                                              juventud primera,

ya no pueden Almohada, amontonarse tus plumas

como las montañas abiertas e indómitas del amor albergado antaño                                                                                                                                   en mi alma.

 

Hoy tu lluvia de plumas como el llanto de mil aves cazadas nubla mi                                                                                                                                           descanso

y ya no se si es llanto de mis sueños lo que veo o el suplicio de las

aves sacrificadas para las utopías del hombre.

y si es mi llanto blanco y frío, tal vez plumas en la cama de los ángeles.

 

II

Juegan ellos, los ángeles a destripar almohadas,

y se llevan el último aliento de sus sueños

y separan los buenos de los malos.

Las tormentosa y emplumada   fantasía  del amor soñado

cuando tu cabeza y la mía soñaban juntas,

y el febril deseo de estallar en astros

que alguna vez nos embargó en lo hondo, los abraza.

 

Como niños que fuimos, el canto de la noche fue  melodía de juegos.

Nuestro sueño se tendió entre plumas,

pétalos de aves que se desfloraban en el vuelo,

sobre el desierto de nuestra realidad

y cuántas aves no  deshojamos creyendo  con ellas tener al                                                                                                                                      firmamento.

 

Hoy esos niños, que aún viven en el sueño de los ángeles,

nada saben de las rocas que albergan nuestro cansancio

y liberan sus ramas para abrazar el rostro con sequedad y empeño

y atrapar al venado que  crea  ensoñaciones tras su paso por el                                                                                                                                              monte.

Hoy trampas de  polvo, de tiempo endurecido,

de bordados sin color y el sentimiento transmutado  por el fuego de   las                                                                                                                                                                        sombras,

dejan desnudo al presente,

páramo sin sueños,

pues todos como el murmullo de las rocas que los engendraron han regresado  al vasto cielo de su origen,

y allá son susurros cual  plumas sobres  aguas.