Perfidia Ira

Huyendo de la ira maliciosa

Que aísla de su punta acerba

La infinita angustia

Para resaltar hacia el mundo

Y renacer, perpetuamente,

Tal la pena aguda

De una fuente fluctuante

De aguas en perdición.

Huyendo de la gran diva creadora

De caminos laberínticos en decadencia

Que rastran el aturdimiento de la juventud

En una constante embriaguez,

Aquella que caminaba entre los cuerpos dolidos

Metamorfoseando alegres esperanzas

En sensaciones acerbas

E inmutables dolencias.

Huyendo del oscurantismo traicionero

Que incita el espíritu maligno

A forjar pesadillas espeluznantes

Mientras las almas alocadas

Acariciaban con sus lágrimas

Amores insolubles

E iluminaban un porvenir ajeno

De una luz oscura.

ire (4)

Respirando la ira profunda

Y la ignorancia sin nombre,

Un escalofrío me transporta

En un mundo distintamente eterno.

Esbozando una sonrisa sincera,

Abandono para siempre la diosa perversa

Que ciega mi mirada e inquieta mi mente,

Y de mil a tres latidos

Observo mi corazón yéndose volando

Hacia la palma de la serenidad.