Pareidolia

 

Qué abrumadora se vuelve la certeza,

bloquea en necedad a la gente,

cuando se vislumbra lo conocido,

uno se vuelve máxima autoridad.

 

Atiborrado en uno mismo

la arrogancia se formaliza,

se crean delirios superiores

de considerarse sublime erudito.

 

Comentarios fugaces que se interpretan,

el mundo está lleno de omniscientes,

cada quien aplica su visión

pero todos querrán tener la verdad.

 

El ilustrado no cede en su postura,

en su prueba de Rorschach no hay manchas,

emerge un reconocimiento nítido

y la convicción de estar en lo correcto.

 

Como engreídos aferrados a supuestos

se prefiere descalificar otros estímulos,

la sabiduría se opone a la condescendencia,

no se quiere advertir detrás de la percepción.

 

Adjuntar la experiencia al hecho

hace metástasis de carencia a la mente;

la patología de creer falsedades crece

y el autoproclamado sabio conocerá oscuridad.

Los comentarios están cerrados