Otra manera de descubrirte

Creces cada día más dentro de mi pequeño jardín de arterias,

tomas forma definitiva,

tu color agarra brillo y la luz de tus pétalos

quiere romper el cristal y el silencio de su morada.

 

Tus raíces crecen contigo

y ya los senderos de mi pecho no son suficiente espacio

pero intento cada vez más abrir agujeros

para que crezcas hacia  el fondo de mi mundo

tan solitario hasta que tú

como una chispa del fuego de las estrellas

caíste  en sus arenas para perderte.

¿De qué mundo lejano vienes que no escogiste un sitio,

sino que sólo caíste y mi corazón como el desierto te acogió?

y mis ojos como microscopios se detuvieron a cada minuto

a observar tu crecimiento,

y a descifrar tus colores  de vida para mis caminos

que sólo la sombra de quien fui conocen y andan.

 

Mi nariz toma muestras de tu olor y lo examina,

mi boca  prueba la miel de tus pétalos cual abeja,

pues tú eres la flor única en mi imperio.

 

Mis manos te veneran extrayendo el polen de tu corola abierta para                                                                                                                                                 mi,

como el ojo dormido que levemente entreabierto deja ver un poco de la luz de su  interior.

Te vi nacer, contemplé el nacimiento de tu primer pétalo abrirse                                                                                                    como un racimo del corazón,

que regala su  belleza, y a tus hojas  vi exhibir  su esplendor ante mis                                                                                                                       ojos atónitos.

 

Y siento como a medida que creces dominas más a mis alas,

eres su reina por la que se postran y cierran en servicio de                                                                                                                                                  protección.

Noches enteras pensando en como hacerte sobrevivir a la soledad de                                                                                                                                  mi pecho,

como acostumbrar a tu tallo a saborear el agua que le pueden                                                                                                ofrecer los pechos de mis labios.

 

Noches enteras en mi laboratorio

moldeando sueños inspirados en ti,

 

sueños enormes como árboles

e invento fórmulas  que aceleran  tus semillas

y  descubro la manera de hacerlas florecer en este corazón mío,

tan solitario hasta que tú,

como una chispa de estrella caíste en él con tus raíces de cielo.