Optofobia

 

No hay costuras ni pegamento

en los claudicados ojos del pávido,

los mantiene siempre cerrados

por escapar la iluminación.

 

Sus párpados en perpetua clausura,

en rechazo a salir de la penumbra;

es seguro andar a tientas por la vida

y evitar el resplandor de la realidad.

 

Anda ciego por decisión propia,

en un sesgo del mundo exterior,

convencido de ser fotosensible

huye, asustado de lo que puede ver.

 

Cree que al tenerlos cerrados

la luz no lo alcanzará y se desvanecerá;

teme llegar a perder sus ideologías,

no quiere deshacerse de sus sueños.

Los comentarios están cerrados