Miremos hoy al cielo

A esta noche que parece infinita mientras se muerde la cola de                                                                                                                                             estrellas,

pues no es tan difícil dejar atrás las calles,

la voz de humo de la multitud,

el grito preso en la cloaca,

la lágrima de la lluvia hecha polvo sobre la carretera,

la serpiente que nos conduce por su cuerpo al infierno de su boca,

abismo donde las horas se hacen invisibles en la memoria del                                                                                                                                                 tiempo.

 

Miremos hoy a la noche mostrando las arrugas luminosas

de su   rostro

como caminos mas limpios, más largos,

de horizontes y horizontes

el mundo de Dios, de sus oídos vacíos.

 

¿Por qué no poner las manos sobre el mapa de las estrellas

y dejarlas transitar por sus montañas,

por sus paisajes de acertijos,

hasta el horno donde el sol se reconstruye como un  fénix                                                                                                                                              de barro?

 

Dejar que las manos, sus alas de ave,

en el intento de trascender el cielo

se vuelvan constelación y eco de la música universal.

 

No es tan difícil dejar atrás la cadena de las calles enredada a los                                                                                                                                                   pies,

el canto del reloj, ese gallo artificial que todos quieren ahorcar,

el humo de los cigarrillos por donde desfilan los muertos del día,

el eco del televisor con todas las voces amarradas a la garganta,

el dolor como una máscara de hule tomando la forma de cualquier                                                                                                                                             rostro,  y la misma duda cansada a punto de irse a  dormir.

 

Miremos hoy al cielo

y que los ojos se monten como niños en las manos,

que las manos den vueltas,

como los pájaros de un carrusel por el   cielo

hasta trascender  la termósfera.

llegar a los labios vacíos de Dios,

a su silencio tan hondo y harto de respuestas.

Los comentarios están cerrados