Melodías íntimas

Acaricio la palma de tu corazón

que resuena como vertiginosos deseos.

Sus latidos inseguros inundan mi ser con delicia

mientras el calor de tu voz

enamora mi cuerpo bailando al ritmo de melodías íntimas.

Humo el néctar que perfuma tu piel

y me dejo confundir por la dulce odisea

que me transporta hacia los senderos del olvido.

Nuestros secretos sueñan mundos idílicos

al tocar la infinidad de sentimientos callados,

aquellas efusiones liricas

entonando la promesa de un viaje sensual

donde los reflejos de tu mirada

se abandonan en la mía.