Luchando contra su poder – I

Cuando era bebé ya tenía la habilidad de hacerlo pero en un grado menor, a veces volteaba su propio plato, pero no alcanzaba a moverlo, sus padres no se enterarían de esto hasta mucho tiempo después…

Vive en Irán, es el mayor de cuatro hijos, tiene un coeficiente intelectual elevado, siempre ha sido el primero en su clase, le gusta el deporte y es un tanto rebelde.

La primera vez que movió un objeto fue cuando tenía ocho años, estaba en su casa haciendo la tarea, empezó a mirar su lápiz y este se elevó, cayendo súbitamente al otro lado de la mesa, después movió una goma y un papel suelto de su libreta; todos cayeron en diferentes puntos de la casa, la goma fue a chocar contra una maceta que cayó al piso. Tornik emocionado gritó a su madre:

─Mamá, mamá, ¡volaron!, ¡salieron volando!

─¿Qué salió volando Tornik? ─la madre limpió sus manos con el trapo de la cocina y caminó rápidamente al comedor.

─¡Te ayudaré a poner la mesa Mamá! y a traer la comida, ¡ya verás!, te gustará la manera en que lo haré. La mamá no respondió, solo hizo una mueca de desconcierto. Tornik corrió a la cocina, miró fijamente el sartén del guisado de pollo y unos platos apilados que usarían en la comida esa tarde, y logró moverlos, pero el sartén con el guisado dio vueltas en el aire, tiñendo de rojo las paredes y piso de la cocina; los platos se movieron por separado, unos chocando con la alacena y otros con el techo, solo uno llegó hasta la mesa, pero topó con la orilla y cayó al piso. Esa tarde sus padres le advirtieron:

─No debes mover cosas Tornik, puede ser peligroso, podrías lastimar a alguien y además nadie debe saberlo, ¿entendido?

continuará…

tornik

Los comentarios están cerrados