LAS MONTAÑAS DE MIS MANOS

La magia en tus manos existe

Cierra los ojos y deja correr la sangre de tierra por tus venas,

mientras montañas crecen y florecen en tu vientre,

por favor cree que existes, cree también que morirás, cree por favor sólo cree.

La desventura de los hombres esta en la ironía de creerse todo  menos ellos mismos

De escuchar a todos menos a ellos, de dejar de mirar al cielo y dejar de encontrar respuestas.

La lluvia cae.  La lluvia renace en todo, y el viento fecunda lo que la semilla deja,

un niño blanco de risa eterna, con el pelo de oro y la coherencia de un rebelde, lo puede todo, dos egos en un solo cuerpo, en un plano que nunca tendrá fin,

un universo que conspira en este segundo es la mano que escribe ahora.

La razón de la tinta es el deseo de la inmortalidad, las montañas son la tierra que crece dentro y sale a tomar una bocanada, las montañas de mis manos son el fruto de las palabras que corren en silencio por el pasadizo de mi memoria y mi mente, las manos que escriben y los ojos que leen.

Las montañas de mis manos se alzan dispersas por todo sitio, arañando espaldas cansadas de tanto buscar donde no se encuentra nada.

Las montañas de mis manos crecen, se alzan por mis venas, escriben con tinta de tierra por las pieles.15921_752342338182826_7067205349364375226_n