La puta de Nazareth

El sol en mi cara
El sudor de mi piel
La Cruz en mi espalda
Sus gritos de miel

El encéfalo inflamado
La sangre de sus pecados
Se derrama por mis ojos
Y me entierran los huesos

Entre más trato de sacarla
Más se entierra
La órbita de agujas, me trastorna
¡La indicada, la indicada!
– Me gritan los insectos
Putrefactos, olorosos y llenos de mierda

La otra facción de reverendos cobardes
En sus entrañas se mueren por apedrearme
El penco del Ladrón es salvado por el Creador
Mientras que esta prostituta acaba con su vigor

Entre más trato de sacarla
Más se entierra
La órbita de agujas, me trastorna
¿Es la madre muerta
Aquel que estamos condenando?
– Se preguntan los semitas
Que me están crucificando

Con tremendo fulgor
Se me queman las córneas
Se desprende la capa
Y comienzan las náuseas

La beatitud me llama
A través del subterráneo
Pero la órbita de agujas
Me sigue torturando

— María Santos @marifersv94

Los comentarios están cerrados