La Noche Azul del Sol

Mi  mirada interna se abre en una oscuridad transductora

y mi cuerpo experimenta  la intensa vertical del tiempo;

ráfagas de energía estremecen deliciosamente la piel

y mutan el palpitar de la realidad.

 

La realidad se hace noche y me comanda con su acento

caminar en lo profundo, hacia los rincones más sagrados de mi ser y

percibir las fragancias cósmicas que vienen de otros tiempos

regresar a casa, sumergirme en la abundancia del misterio de la vida

 

Esta noche es tan del Sol, como la Luna es de la Tierra

y de todos los seres que en ella ven el transcurrir de sus fragancias

en la espiral deformada,  de un tiempo que no es nuestro tiempo, sino de una noche azul que se va

pero me deja muchas preguntas en sus últimos alientos.