La muerte

 

La muerte ha llegado a mí,

la muerte es blanca y serena,

la muerte aparece en los momentos de angustia,

es atenta testigo del sufrimiento

y nunca reconoce su culpa.

La muerte me saludó, después se fue,

colmándome de dudas y respuestas,

de una alegría inexplicable

y de la tristeza de su partida.

La muerte usa sus ojos para atraer,

engañar a los incautos,

enamorarlos con falsas ilusiones.

La muerte controla los silencios absurdos,

la muerte es la más bella.

 

La muerte eres tú.