La Historia de como me hice rica IV y Final

                                                                  IV

Enseguida el dueño del hotel reconoció algunas de las joyas, las cuales se suponía estaban muy bien resguardadas en la oficina del gerente de su hotel. El jefe de mi amiga palideció como si hubiera visto al mismísimo diablo, también reconoció las joyas que su jefe le encargó guardar con mucha cautela en la oficina donde según los dos, ahí estarían más seguras. El hombre estaba frito, era seguro que perdería su empleo en menos de 5 minutos.

El dueño del hotel hizo un alto, todo el desfile paró y el público guardó silencio. Después hizo unas señas a los policías que cuidaban  la entrada y les pidió que revisaran a Rosaura. En los bolsillos de su traje, el cual consistía en una hermosa gabardina, hallaron varias joyas, casi la mitad de lo que Rubina dos y yo habíamos robado, además de unas comprometedoras fotos en las que se veía al gerente del hotel teniendo sexo con Rosaura sobre el sofá de su oficina, en la que unas horas antes había estado con el reflejo de mi amiga.

El dueño del hotel casi se desmaya tras descubrir que su amante también mantenía relaciones con su empleado y que además era capaz de robarle. Lo  que no era cierto pero parecía serlo. Enseguida le explicó a la policía que las joyas le pertenecían a él , que aquello era un robo y que tenía como probarlo mostrando la propiedad de las piedras preciosas. No fue necesario probar nada pues él era un hombre de prestigio y Rosaura no era más que una modelo cualquiera. La chica fue sacada casi por la fuerza del teatro mientras intentaba explicar su inocencia. Pobre muchacha, nunca debió meterse en la vida de mi amiga.

El jefe de mi amiga fue despedido inmediatamente, creo que en menos de cinco minutos y no sólo eso, sino también amenazado. El dueño del hotel se dedicó a despretigiarlo y su esposa lo dejó para siempre. Creo que actualmente trabaja de chef en un hospital sin la posibilidad de ascender. Rosaura fue encarcelada por un tiempo corto pero aquel hecho marcó su carrera artística y más temprano que tarde dejó el modelaje.

Qué fue lo que realmente sucedió, cómo pudo  Rubina  dos aparecer en las fotos como Rosaura,  en verdad no lo sé, aunque ella me explicó que sabía que había una cámara en la oficina de su jefe, lo que hizo fue llevársela y después imprimir algunas fotos del video, todo eso mientras yo me distraía entre el público del teatro, de igual manera, agarró varias joyas y las colocó en la gabardina que modelaría Rosaura, además de ponerle un jabón  líquido a sus zapatos para que resbalara mientras estaba en la pasarela. La chica estaba apurada y no se percató de eso ni mucho menos del invisible reflejo de mi amiga.

Después de aquella noche, al día siguiente, llegó Rubina, mi amiga verdadera a mi casa, no se acordaba de nada, sólo que había tenido una mala noche en la que su espejo se había roto y sentía como crujía en sus sueños. Me contó que estaba sumamente sorprendida por el cambio de actitud de Rodrigo, ya que la había buscado para arreglar las cosas y hasta incluso proponerle una relación seria porque la amaba. Se veía un poco preocupada por lo de su jefe tras enterarse de que había sido despedido y que según había tenido relaciones con quien no debía, la amante del dueño. Nadie recordaba la llegada de Rubina al hotel ni  que estaba más hermosa que nunca el día anterior, era como si nadie pudiera afirmar cien por ciento que la mujer que  entró al hotel y a la oficina del jefe era ella, por eso fue fácil que la mayoría afirmara que era Rosaura la que había ido al hotel, una chica hermosa en los mejores años de sus vida.

Mi amiga continuó su vida y realmente después de eso el destino comenzó a sonreírle, se casó con Rodrigo y en el hotel le dieron un puesto mejor pagado con el pudo comprarse su casita.  Seguimos siendo amigas y podrán pensar como si nunca me dejó la parte del dinero que me correspondía cuando robamos la caja fuerte, pero no fue así, la mitad  que me tocaba me sacó de pobre, la otra se la quedó Rubina dos, supongo que no se la dejó a mi amiga con la intención de no comprometerla en ningún caso judicial.