Inocencia

nopales                                                                                          INOCENCIA

burro

Pedro y Miguel eran dos hermanos que gustaban de hacerse bromas durante la faena en el campo y en casa a sus hermanas. Todos vivían muy lejos de la ciudad, cerca de un pueblo pues sus padres se dedicaban a la siembra de temporal, por lo que sus días empezaban al salir el sol hora en que sus padres iban a labrar la tierra, a sembrar o a cosechar según el caso. Sus hermanas al por igual iniciaban sus faenas, iban al molino y preparaban el almuerzo que los niños llevarían a sus padres mientras las niñas iban a la escuela a las siete de la mañana salían dejando todas sus labores hechas. Los niños alcanzan a sus padres con el almuerzo.

Un día llevaron a su ganado a pastar, Pedro se adelantó a preparar al burro en que llevaría su almuerzo y algunas cosas para jugar en el rio con otros niños, se llevó al ganado mientras tanto Miguel más lento se alistaba y bajaba los juguetes y sus tacos que puso en una bolsa y amarro al lomo del burro que su hermano ya había dejado listo,  este fue un día muy soleado y sus padres prefirieron dejarlos en casa para que fueran ellos a pastar al ganado, mientras que sus hermanas hicieran las faenas propias del hogar.

Llego Miguel al paraje donde pasta su ganado, se bajó del burro y lo amarro bajo un arbusto, bajo la bolsa de sus tacos que colgó en una rama del árbol y fue tanta su prisa que el lazo del burro quedo largo, sin verlo Miguel corrió en busca de su hermano y sus amigos quienes estaban esperándolo para jugar, todos jugaron nadaron en el rio, llego la hora de comer  ya sus amigos se fueron con sus animales mientras, Pedro y Miguel hambrientos se dirigieron a donde estaba el burro y para su sorpresa,  la bosa de sus tacos estaba rota sobre el suelo en la tierra revolcada y sin tacos, y el burro bajo el árbol muy panzón y quieto, Pedro enojado grito y regaño a su hermano por haberle dejado los tacos, Miguel se defendió diciendo que los había colgado en una rama para que no los alcanzara, a lo que Pedro le dijo que Miguel era más burro que el animal ya que no había acortado la cuerda del burro lo suficiente para inmovilizarlo, dando así libertad al burro de comerse su almuerzo y con tanta hambre que tenían se preguntaban que comerían, entonces Pedro mando a Miguel a cortar nopales para comer,  encontraron algunos de sus compañeros de juego que también cortaban sus nopales, a Miguel no le gustaban sin embargo los comió al ver con asombro como sus amigos limpiaban sus nopales de las espinas y crudos se los comían y disfrutaban entre risas y bromas con mucho placer.