Indigencia con clase

En un país lejano, hubo una vez un rey que tenia una hija, la princesa Hashtag, ella era muy consentida, obedecida y admirada por todo el reino. Sólo vestía trajes de marcas exclusivas, usaba perfumes de artistas famosas, y sus bolsos y zapatos eran solo comprados en las tiendas más grandes de los centros comerciales más lujosos de toda la comarca. Ella era muy limpia, tenía la característica de bañarse dos veces a día, aunque estuviera enferma; y tenía por mascota un pajarito rojo que se llamaba Wiki, que solo comía alpiste real, y su jaula era fosforescente, también él se bañaba dos veces al día. La princesa nunca quiso estudiar una carrera u oficio, porque pensaba que se casaría con un príncipe azul; que su papás, los reyes, nunca morirían y que las cosas iban a seguir como hasta ese momento.

Pero sucedió que hubo una batalla de los reinos cercanos y vencieron al suyo; sus padres murieron. Todos los de la nobleza fueron despojados de sus títulos y de sus propiedades, y se vieron en la necesidad de buscar trabajo  en los reinos vecinos, para subsistir. La princesa Hashtag hizo unas maletas con lo que podía cargar, que no fue mucho, cargó con la jaula de Wiki y dejó su castillo. Ella iba de casa en casa de las personas que la conocían, pero como en todos lados quería comportarse como la princesa, o sea, lejos de ayudar en los quehaceres domésticos, mandaba que le sirvieran, que la comida fuera a su gusto, que la ropa se la lavaran y plancharan como ella estaba acostumbrada, entonces,  acababan por correrla. Las pocas joyas y monedas de oro que tenía las gastó en conciertos, obras de teatro, operas, y ropa de la que ella estaba acostumbrada, hasta que se le acabó. Pero no quería trabajar en nada que no estuviera a su nivel de princesa: mandando. Nunca llegó el príncipe azul que esperaba, ni ningún joven, pues ella tenía la actitud de ver a todos por debajo del hombro y los despreciaba por no ser de su clase. De vez en cuando llegaban personas conocidas de sus padres, los reyes, la invitaban a la opera, al teatro y a comer en buenos restaurantes, le daban algunos regalos como joyas, monedas de oro y se iban, entonces, ella volvia a su indigencia, pero con clase. Así vivió hasta que una fuerte enfermedad la atacó; falta de defensas, de cuidados, de medicina hizo que muriera; también enfermó y murió Wiki.  Todos los conocidos de sus padres aportaron algo y su funeral fue muy elegante, digno de una princesa. Varios pajaritos rojos se posaron en su tumba.

Fin

 

Los comentarios están cerrados