Humildad

Desconcertante paradoja de color pardo.

Indefinible sucesión de ser y no ser.

Quien cree tenerte, es porque ya no te tiene.

Quien cree poder conquistarte ya te perdió.

 

Si te presumo, jamás te he tenido.

Si me refiero a ti, te escondes.

Si te busco, no apareces.

Si te aprieto, te me escurres.

 

Inconstante compañera de viaje.

Hueles a lavanda y cedro.

Te acuno y te vas.

Te consiento y te vas.

Te ignoro y te quedas.

 

Es mejor dejarte en paz.

Tal vez así nos salgas al encuentro.

Con tu túnica de domingo,

la etiquetada como caridad.