Homenaje a José Revueltas en la Casa Lamm

Símbolo de integridad política y literaria, como el más vital, honesto, irreductible, contradictorio y revolucionario de los escritores mexicanos, así se definió a José Revueltas (1914-1976), en la mesa redonda efectuada el lunes en la Casa Lamm, para conmemorar el centenario del autor de Los muros de agua.

Revueltas  no es el escritor liberal que hace una carrera literaria, como Carlos Fuentes, Octavio Paz u otros autores. No es tampoco el escritor académico, que vive de dar clases y que publica los resultados de sus investigaciones, como por ejemplo don Antonio Caso, Samuel Ramos y tantos otros. Revueltas representa, como nadie en el país, el tipo de escritor comprometido y autodidacta por excelencia, que no está en los escalafones del poder o la gloria literaria. Así se refirió a Revueltas el escritor Evodio Escalante (Coordinador de la edición crítica de José Revueltas, Los días terrenales, Conaculta, Archivos, 1992 y  Premio de Poesía Iberoamericana Ramón López Velarde 2009)

Su compromiso siempre fue con sus ideas políticas. Y eso, en un México que va de los años 30 a los 70, implicó someterse en la clandestinidad y exponerse a la represión y sufrir distintos encarcelamientos. La huella de Revueltas ha sido polifónica pues escribió extraordinarias novelas, soberbios cuentos, obras de teatro, guiones de cine, crónicas, ensayos de teoría estética, política y filosofía, así como textos sobre la historia de México.

Revueltas destacó entre los líderes del Movimiento Estudiantil de 1968, motivo por el cual también fue encarcelado, y liberado en 1971. Casi obsesivo, habló siempre de la soledad, la frustración, la desesperanza y la muerte, creando un retrato desgarrador de la angustia y el sufrimiento humano.

En su novela El luto humano (1943) empleó procedimientos estilísticos innovadores y anticipó problemas filosóficos y formales que después figurarían en las obras El laberinto de la soledad, de Octavio Paz, Premio Nobel de Literatura 1990; y en Pedro Páramo, de Juan Rulfo.

José Revueltas falleció el 14 de abril de 1976 en la Ciudad de México, a los 62 años de edad.

Estas son algunas opiniones célebres sobre José Revueltas

Octavio Paz

Octavio Paz, en su Posdata, escribió acerca del movimiento estudiantil de 1968 y el parteaguas que llegaría a significar la matanza del 2 de octubre. A propósito de los cientos de muertos y aprehendidos por el gobierno, escribió en nota a pie de página:

Todavía están en la cárcel 200 estudiantes, varios profesores universitarios y José Revueltas, uno de los mejores escritores de mi generación y uno de los hombres más puros de México.

Vicente Leñero

Entrevistado por Armando Ponce en 2001, Vicente Leñero refirió las influencias intelectuales de su generación. Entre otros autores, mencionó a Revueltas, de quien afirmó:

Revueltas aparece como una figura constante, presente, no tan suficientemente valorada, pero que se permitía hacer ensayos políticos dentro de las novelas como Los errores, se echaba unos rollos terribles pero que funcionaban muy bien. Revueltas es una figura también como de puente, por lo menos lo leíamos mucho, lo admirábamos mucho. 

Carlos Monsiváis

Carlos Monsiváis, al hablar de la literatura de Revueltas, afirma:

La vida de Revueltas es casi la de uno de sus personajes, probablemente el más poderoso. Atado siempre a la idea de la militancia, convencido de que la revolución es la meta imposible y necesaria, Revueltas padece cárceles (dos veces en las Islas Marías), vive en circunstancias muy difíciles, se incorpora en 1968 al movimiento estudiantil y va a la prisión de Lecumberri. Siempre, se niega a transigir.”

Jorge Ruffineli

Jorge Ruffineli, en la “introducción” a Conversaciones con José Revueltas, nos dice:

Aunque la palabra intelectual tal vez no le gustara, a él puede aplicársela en su mejor acepción: un escritor que racionaliza la experiencia y la obra, un hombre de opiniones sobre la realidad circundante, un hombre que logra penetrar la opaca malla de lo real para encontrar sus más reveladores movimientos, causas, motivos. Y al mismo tiempo, desde adolescente, un militante del marxismo, primero en el Socorro Rojo, luego en el partido, más tarde en grupos creados por él cuando el partido lo expulsó de sus filas…

¿Y tu cual de sus obras has leído?