Guarida

La noche se abre como un sótano oculto en las entrañas de la calles,

como el pecho de un dios deformado

que se esconde tras los ojos de la oscuridad,

y  nos muestra su corazón de plata

colgándole de una cadena de estrellas

que con el tiempo se rompe

para que todo por igual,

pechos y sótanos de nuestras almas se abran

acogiendo a  los latidos de ese corazón  perdido  en los  espacios.

 

Nuestros pechos  han sido la ciudad en ruinas

donde  ella  por siglos  se ha ocultado de si misma,

de su sombra  de  estrellas apagadas

somos la   guarida de su corazón

y  para el fuego develador de sus misterios.

 

La Noche es también confesionario del mundo,

donde abultamos a la memoria en sacos,

salón inmenso en el que las  formas se quiebran

como si  un dios incoforme las empujara

en una hilera de estatuas.

 

Mis pupílas se abren para que su pecho y sus sótanos

ocupen un lugar marginado,

y  su séquito invisible tenga un ricón de formas abultadas

en  los lentes  empañados de la visón.

 

Pecho de la noche con su corazón blanco y abierto

y colgando de su mano como un péndulo de cuarzo,

no sólo se resguarda del lobo que le aulla,

nos reguarda.

Es  cabeza de un dios desfigurado

que se oculta tras un velo de nubes

para no aterrarnos con su fuego negro,

templo de almas amorfas en las pupilas de quien contempla

desde una ventana, una puerta

o el umbral invisible de una calle sin otro destino que el cielo.

 

En ella tenemos  nuestro espacio, al dormitorio de paredes sin límites,

a la almohada de asteroides ,

al libro donde las estrellas han dejado su firma,

a la mesa,  a la silla y la pluma que los ángeles en su vigilia nos turnan.

 

En su pecho, sótano oculto en las calles de un sueño

somos la vela que se apaga

y se vuelve a encender creando lágrimas de cera

que  en las pupilas de quien contempla   son una torre de fuego

habitada por fantasmas  sin recuerdos.

 

Noche, guarida de tus ojos y los míos,

rostro poblado de cenizas,

punto de reunión entre tu alma y la mía,

en forma de cuerpos.

 

 

 

Los comentarios están cerrados