Generación P

Roy se está bañando, oyendo las noticias dentro de su cerebro: “Hoy martes 7 de octubre de 2115 han aparecido 280 aplicaciones  para acabar con la plaga de pulgas, las hay desde quitarse una por una a gran velocidad, hacer una loción para acabarlas,  hasta construir pulgas electrónicas para que peleen cuerpo a cuerpo con ellas. Por otro lado, en deportes, el Real Madrid gano 105 a 89 contra el Barsa, siendo el descendiente de Ronaldiño el autor de 90 goles; y en natación el astro del Estilo Libre se quedó sin tocar la pared de la alberca, al haberse olvidado activar la aplicación de toque, cuando había logrado hacer 100 metros  Estilo Libre en 3 segundos.”

−Qué tonto, como se le olvidó eso, pero… qué pasa, por qué no me puedo mover, ¡se me olvido cargar mi bateri…! − se queda paralizado, el agua sigue corriendo y él piensa  en su cerebro “ACTIVAR cargar batería de emergencia. Todo el tiempo me pasa esto, no me va creer mi jefe, me voy a vestir rápido, ACTIVAR vestir ropa casual. ACTIVAR correr a 50 kilómetros por hora a mi trabajo.”

−¿Ya empezó la junta, Dan? –le dice a uno de sus compañeros que esta en la puerta de la sala de juntas.

− No, fíjate que alguien maldadoso, puso en la pantalla ACTI… hacer p… o… p… o… y todo el que iba entrando al leerlo lo decía en su cerebro y se hacía popo. Ja ja ja, ya lo quitaron pero los que llegaron temprano se fueron a cambiar, lo bueno que el jefe llegó tarde.

− ¡Qué mala onda! Ya sabes que hay una plaga de pulgas

−   Sí, ya bajé la aplicación de las pulgas peleadoras electrónicas, tengo el material, en cuanto llegue a mi casa, mis manos las construirán rapidísimo.  Oye, ¿vas a invitar a Lari a salir en la noche?, no se te olvide bajar todas las aplicaciones necesarias… ya sabes… yo no baje la aplicación de…ya va a  empezar la junta, después te cuento.

−Mientras no se te acabe la batería todo está bien. Por cierto “ACTIVAR cargar  batería”.

Al terminar su trabajo salen los dos amigos y van por la calle.

−  Mira Dan, ese muchacho está bailando cha cha cha con una pierna y con la otra vals.

− Sí Roy, y mira esos novios con sus brazos están agarrados, pero sus piernas los llevan a direcciones  contrarias, ya se soltaron, se ve ella nerviosa,   salta, se levanta, se agachan como si estuviera dando activar a varias aplicaciones de sus piernas. Qué le estará pasando a esta generación P. Es fácil reconocernos, todos vestidos casi igual, con las misma fisonomía, los mismos tatuajes, el mismo tipo color de piel y corte de cabello, oímos las mismas rolas, todo igual.

−  Es que bajamos las mismas aplicaciones, visitamos las mismas páginas. ¡Habiendo tantas!

−  No. El punto es, que como estamos conectados a la extranet, nos llenan el cerebro de aplicaciones y entre tantas no usamos las que nosotros decidimos. Te acuerdas hace 10 años como nos vendieron la idea

−  Sí, estoy buscando el video, mira en tu ojo, pide discurso inaugural de la Generación P. – Ambos cierran su ojo y ven a un hombre que está hablando

“La máxima tecnología de los Baby Boomer fue su fonógrafo; la de la generación X su televisor con información unidireccional; la Net,  el internet, interactuando con otros usuarios en tiempo real;  la generación RV, realidad virtual, con sus ridículos lentes, que te hacían parecer que estabas dentro de la computadora, solo te hacían parecer,  ¡creyeron que no había más! Pero, ahora les presentamos un cambio paradigmático, la generación P, perfect, en la cual, no es que nosotros entremos al internet, sino que el internet entra en nosotros. Por eso se llama extranet. Ni Jobs, ni Gates, ni Page, ni Brin, ni Zuckerberg, lo hubieran creído, bueno, no los culpo, si yo hubiera vivido  a principios del siglo XXI, ¡qué espanto!,  tampoco me lo hubiera imaginado. Pero hoy 2105, podemos decir con orgullo que esta generación ya no tiene límites, es perfecta, se diseña a sí misma, se programa a sí misma: tono de voz, color de piel, tatuajes, estatura, todo; lo que nos controla es la interfaz a nuestro cerebro, pero las órdenes, la información y el almacenamiento vienen de la red. Podemos ver 100,000 imágenes por segundo,  oír cientos de canciones al mismo tiempo, correr a velocidades nunca antes soñadas; saltar, nadar tan rápido como queramos. Los invito a bajar la aplicación para poder pintar con su propia mano la Gioconda, tal como está en el museo de Louvre;  o la aplicación para  tocar, por ejemplo, en piano el concierto número uno de Tchaikovsky; tenemos al alcance de nuestro cerebro toda la información que queramos en todos los idiomas, pues estamos conectados a la red, nosotros somos sus terminales. ¡Nosotros somos extranet!”

−   Es verdad lo que dijo, pero lo que no dijo fue que podía fallar, que algún día te ibas a cansar, que te unificarías en decisiones, que estarías pagando por el mantenimiento y función que ejecutes, o que vendrían modelos más avanzados y tendrías que cambiarlos para que fueran compatibles con los nuevos programas de extranet. Y lo peor de todo es que nos dejamos mutilar sin  leer los contratos, sin protestar, y todavía pagamos por ello. No somos  generación P de perfect, sino de ….

− La, la, laa, laa, la

−  Ya se trabó, lo voy a resetear.

 fin