Eternas

Un desierto,

arena blanca

suave al tacto;

frío ardiente,

calor que confunde…

mi piel.

Un profundo y sombrío bosque,

isla en el desierto,

su humedad es tu paraíso

oscuro deleite a tus labios.

Recorridos lentos,

apresurados,

dejan huellas,

forman dunas…

Tormentas llegan

destruyen,

inundan,

secan…

Meses,

eternidad parecen,

y las huellas ahí,

tatuadas en la arena,

desafían al viento,

al tiempo,

se niegan a ser olvido.

Los comentarios están cerrados