Este poema te perdona

Te perdono por arrojarnos a este mundo incomprensible

en el que todos quieren llegar al mismo lugar

pero el  camino es angosto estre muertos que se aferran a su                                                                                                                                                                                                                   antiguo corazón

y ensartarse en  luz,  en los ojos inmoviles de la sangre no es tarea                                                                                                                                                                                                                      fácil

en este andar  de corazones rodantes cuando van sin freno

cuesta abajo hacia tu  templo a beber del suelo de la muerte,

a crecer árboles de frutos que darán más muerte

con semillas que después de parir se vuelven piedras

en  su felíz retorno al mundo del silencio.

 

Te perdonamos el silencio conquistador de planetas,

propietario de cementerios,

constructor de casas para sí  mismo y de sí mismo.

 

Te perdonamos lo Incomprensible por arrojarnos en blanco cuando pudimos llegar con un letrero,

cuando tú eres verbo y con letras creaste el universo,

nos hubiera sido tan fácil venir con un nombre sobre la  frente

y la carta y el mensaje: VIENE A ESTO

Nos has hecho adivinanza  en el que  máscaras juegan a                                                                                                                     nombrarse.

Nos  has hecho cristal de la ventana por donde futuros actores son cazados

Nos diste  de reserva un espejo pequeño al saber que seríamos tan grandes

y no cabemos en el reflejo, en ese espejo que es bombilla en los salones de reflejos, en la oscuridad.

 

 

Te perdonamos tanto silencio prologado henchido de ausencia en tus labios

capullo de palabras infinitas que debemos liberar de su  metamorfosis

Por qué pedirnos eso, tú el inmortal, el hecho  aire,

a nosotros las distancias, los sinidos de distancia

en el pentagrama de silencios en los respiros que no se reconocen los unos a otros,

en la necesidad de decir algo.

 

 

Te perdonamos lo interminable del pentagrama donde a veces

pones dos notas que se enamoran  como un juego y el amor tan epleto de plabras las explota.

Por mandarnos a poblar los desiertos de oasis con el fragil   corazón del mar entre las manos,

a sepultar a los primeros peces de arena.

cuando sabías que el corazón sería roto,

y surgío el mar y la sed.

 

Te perdonamos la ingenuidad  de la niñez,

santidad perpetuamente añorada.

los ojos frente al mar, los  ojos de niños

en ventanas que llaman  sirenas,

ojos de tanques oxidados , econdite para la luna perseguida de sí misma

 

Perdonamos la inseguridad.

Las sirenas hablan de colores que sólo se ven  con ojos de sal,

cantan cantos que sólo escucha el caracol.

Perdonamos la inseguirdad por ser  venas de espuma,

tímpano de fósil.

 

Ya no sabemos si perdonar o no perdonar ,

cuando somos la sombra del  eco y el eco de la sombra,

cuando nos sentimos infimamente el crespúsculo de la luz,

la cinta en la que las palabras de un extraño se han despeñado

y pronunciado en el último suspiro.

 

Nunca nos hablaste de nosotros,

nos hemos hecho con un molde de alguien más,

más talentoso, más primero,

de deshechos del pasado.

Creaste rostros vacíos para los que no hiciste máscaras,

ojos que sólo ven la huella del carrete, el rastro de sangre de la aguja.

 

Dibujaste espirales de caligrafía para crear al miedo,

y al sentirte asustado surgió la muerte,

miedo y muerte crean llanto  y piel de anciano .

 

Te perdomanos,

al no quedra otro acto más ante la imposibilidad de otros

cuando has puesto la misma cantidad de sangre y lágrimas

en  expresar la impotencia de no saber nada

porque eso lo sabías, que no sabríamos nada.

 

No se si haya alguien que no te perdone por la doble cara de moscas del amor,

que todos traemos colgando del regazo,

por ponernos el mismo corazón que se desangra y mezcla entre                                                                                             un río de papeles.

Porque para igualarnos a tí hemos creado tantos papeles como                                                                                                                                                                                                                 silencio,

tantos papeles como muerte

creyendo que siguiendo sus   senderos de tinta

vamos a llegar a algún lugar cuando en realidad

no hay  camino que  lleve grabado nuestras huellas,

el fin se ha multiplicado en infinito y la otra orilla es aquí,

inalcanzable como presente

 

 

Nos perdonamos por igualarte, solución a la ausencia de tí,

crear, ya que no estás desde que se hizo tu doble,  la máquina del tiempo,

.

 

Te perdonamos por crearnos hueso en serie,

hueso que es número y letra en el verso de los  años,

por habernos hecho un golpe,  un reclamo de la tecla al caer sobre                                                                                                                                                                                                                    la página,

por darnos la cogera de la llave que camina perdida  y lentamente   hacia el paraíso incompleto.

donde los que habitan son otros nosotros en serie

más jóvenes o viejos, más dóciles o  rencorosos.