Escena 2

Tu cuerpo es el escenario donde puedo desnudarme

quitarme la máscara de polvo y barro

donde mis monólogos se petrifican

y mi alma danza en un ir  y  no ir de cantos.

 

Sólo ahí me hago transparente

como un cuarzo a punto de quebrarse

e impactar sus olas en  el  universo,

ahí el tiempo me cede un diamante de sus segundos

para que pueda ver la marcha de los rostros tras tu rostro

y mirar sin temor  los reflectores de tus ojos.

 

En el escenario vacío de tu piel hecho para los castillos de aire de mi                                                                                                                            imaginación,

interpreto a la reina, a la esclava, a la erudita, a la princesa raptada,

a la filósofa que halla su teoría en la muerte,

al animal y al ave que ignora su nueva prisión.

 

En la escena vacía de tu cuerpo se extiende mi alma,

suelta sus rostros como los pétalos de una flor que ha muerto.

Mírame, esculpe este instante en tus ojos,

es momento sagrado ahora que mi cuerpo se ha roto

y deja libre a la sombra y como un sol rompe el cascarón

de las nubes colocándose en lo alto.

 

Los comentarios están cerrados