En el principio era el verbo, pero… ¿y los verbos?

libro sin letras

EL ASALTO AL BANCO.

El gran banco enfrente, toda una tentación. El más famoso y poderoso, el más atractivo y por lo mismo, el más seguro. Reto y tentación aparte de la necesidad. Deudas mil, una hipoteca terrible, un hijo en coma en el hospital más caro de la ciudad. Medicamentos, cuentas… cuentas y más cuentas. Pretextos no, solo causas justificables. Y encima de eso una promesa a la madre en su lecho de muerte. “Siempre el bien, nunca el mal”. Nunca.

Tremenda disyuntiva. El amor, el honor, la redención o la muerte. Física quizás no, ¿o si?, pero casi lo mismo.

Las 3:53, el último cliente, un hijo comatoso, medicamentos, cuentas… cuentas y más cuentas. Disparos y muerte.