El vagabundo

 

Vagabundos sobre un lienzo que se borra con la humedad de los                                                                                                                                                años

entre  árboles recogiendo de sus ramas las estrellas caídas,

y si los pétalos de la senda tocan un arpegio de añoranza

se silencia  el bosque del tiempo,

y en su espejo de agua dibujamos los pliegues de sus notas

 

Tienen ruedas los sueños

y buscan la sombra de la noche.

Albergamos en el cuerpo una vieja fotografía del corazón

que cuelga  de sus paredes

porque es el cuerpo casa de madera,

ático errante con libros

que atesoran en su polvo de oro  nuestras memorias.

 

Sabemos lo que es llevar un colador de sueños enredado al pecho,

para  caminar por la arena que la vida nos trae con sus olas

pues la mayoría  de las sueños se deben colar

para que sirvan de alimento en el largo viaje.

 

Movidos por  el deseo de llegar al horizonte de la luna

se quedan  atrás las huellas de los nombres,

un gato nos guía,

la sombra de una flor es señal

y  abrimos la ventana de la casa ambulante

cuando la brisa entra con el aroma del pasado entre las garras  del                                                                                                                                         futuro,

cuando  se perpetúan los elementos en los ojos

para la odisea  en los bosques de horas,

y  los árboles  se callan ante el  ruido del cuerpo

que es también carro de madera.