El proteo digital

 

Se desconoce qué hay detrás del avatar

con modos de ser y rostros personalizables

el perfil de identificación es una creación,

un escudo digital que desvía la realidad.

 

Versátiles encarnaciones virtuales,

sus formas se diseñan a partir de ideales

dictaminados por uno mismo,

representaciones de lo aparente.

 

La configuración de personalidad

se equipa con superfluos ropajes,

estadísticas de pasividad,

y un anonimato asociado a la fama.

 

Un sinfín de vidas entran en un aparato,

cada personaje en vínculo con el ego,

las opiniones se ajustan a la imagen,

se media el afecto acorde al espacio.

 

Según lo que se comparta y se deje ver,

el mutable rostro del usuario

brinda acceso al libre comportamiento,

a una desinhibición en línea.

 

Toda creación se apodera del hombre,

cambian la forma en que se actúa;

el efecto del mundo digital convence

de que todos son proteicos.