El manto de fuego

Al alba , lo infinito inunda con sus luces

La dulzura de los corazones,

Mitos ancestrales encarnan ,

Fantasmas de la imaginación

navegan hacia la profundidad de sus flancos.

Los calores íntimos yacen en los precipicios de su cuerpo

y el esplendor voluptuoso dibuja la pureza de su cima,

límpidas sombras y nieves eternas,

lindes celestes que el soplo helado fosiliza,

elevaciones inmortales arrulladas

por la divina sinfonía de las nubes.

Popocatepetl_e_Iztaccihuatl_by_MorphoLuna

Pronto el sol declina y cubre con un manto de fuego

la blancura de su busto,

el cenit abandona la belleza  etérea,

La confesión de una ira mortífera

cuyos suspiros

se confunden en lágrimas de cenizas.

Las tinieblas exhalan  precipicios de humo

y esculpen alas de piedras que resecan la piel,

el consumo lento y tortuoso de un guerrero mítico

abrazado al sueño eterno de un encantamiento profano.