El Diccionario del Diablo BAT — CAB

Ilustración por titana87: http://endarkened-dreams.tumblr.com/post/75483489759/devil-woman-by-titana87

Batalla, s. Desatar nudos políticos con los dientes  y no con la lengua.

Bautismo, s. Rito en el cual el bautizado no debe tener la edad suficiente para opinar. De tal eficacia  que quien no lo reciba será desdeñado por la iglesia que no se lo dio. Se realiza con agua, de dos modos: por inmersión o zambullida, y por aspersión o salpicadura. Si la inmersión es mejor que la aspersión, es algo que los inmergidos y los asperjados deben resolver consultando la Biblia y comparando sus respectivos resfríos.

Beber. v. Echar un trago, ponerse en curva, chupar, empinar el codo, mamar, embriagarse. El individuo que se da a la bebida es mal visto, pero la historia muestra que las naciones bebedoras ocupan la vanguardia de la civilización y el poder. Frente a los cristianos que beben mucho, los abstemios mahometanos se derrumban como el pasto frente a la guadaña. En la India cien mil británicos comedores de carne y chupadores de brandy con soda subyugan a doscientos cincuenta millones de abstemios vegetarianos de la misma raza aria. ¡Y con cuánta gallardía el norteamericano bebedor de whisky desalojó al moderado español de sus posesiones! Desde la época en que los piratas nórdicos asolaron las costas de Europa occidental y durmieron, borrachos, en cada puerto conquistado, ha sido lo mismo: en todas partes las naciones que toman demasiado pelean bien, aunque la justicia les falle.

Belladona, s. En italiano, hermosa mujer; en inglés, veneno mortal. Notable ejemplo de la identidad esencial de ambos idiomas.

Belleza, s. Don femenino para seducir amantes y aterrar a los maridos.

Benefactor, s. Dícese del que compra grandes cantidades de ingratitud, sin modificar la demanda por este artículo, que sigue al alcance de todos.

Beso, s. Expresión de entendimiento, amor, cariño, cuando es sincero.

You must remember this
A kiss is just a kiss, a sigh is just a sigh
The fundamental things apply
As time goes by

Herman Hupfeld

Bigamia, s. Mal gusto que la sabiduría del futuro castigará con la trigamia.

Blanco, adj. Negro.

Boca, s. En el hombre, puerta de entrada al alma; en la mujer, vía de salida del corazón.

Boda, s. Ceremonia por la que dos personas se proponen convertirse en una, una se propone convertirse en nada, y nada se propone volverse soportable.

Botánica, s. Ciencia de los vegetales, comestibles o no. Se ocupa principalmente de aquellas flores, que generalmente están mal diseñadas, tienen colores poco artísticos o huelen mal.

Boticario, s. Cómplice del médico, benefactor del sepulturero, proveedor de los gusanos del cementerio.

Brahma, s. Creador de los hindúes, que son preservados por Vishnu y destruidos por Siva; división del trabajo más prolija que la que encontramos en las divinidades de otras naciones. Los abracadabrenses, por ejemplo, son creados por el Pecado, mantenidos por el Robo y destruidos por la Locura. Los sacerdotes de Brahma, como los de Abracadabra, son hombres santos y sabios, que jamás incurren en una maldad.

Bruja, s. (1) Mujer fea y repulsiva en perversa alianza con el demonio. (2) Muchacha joven y hermosa, en perversa alianza con el demonio.

Brujería, s. Antiguo prototipo de la influencia política. Gozaba, sin embargo, de menos prestigio, y a veces era castigada con la tortura y la muerte. Augustine Nicholas cuenta que un pobre campesino acusado de brujería fue sometido a tortura para que confesara. Tras los primeros castigos, el pobre admitió su culpa, pero preguntó ingenuamente a sus verdugos si no era posible ser un brujo sin saberlo.

Bruto, s.  Marido

Bueno, adj. Que tiene bondad. Millones de personas a las que el diablo ha convencido que los malos son más que ellos.

Bufón, s. Antiguamente, funcionario adscripto a la corte de un rey, cuya función consistía en divertir a los cortesanos mediante actos y palabras ridículas, cuyo absurdo era atestiguado por sus abigarradas vestiduras. Como el rey, en cambio, vestía con dignidad, el mundo tardó varios siglos en descubrir que su conducta y sus decretos eran lo bastante ridículos como para divertir no sólo a su corte sino a todo el mundo. Al bufón se le llamaba comúnmente “tonto” (“fool”), pero los poetas y los novelistas se han complacido siempre en representarlo como una persona singularmente sabia e ingeniosa. En el circo actual, la melancólica sombra del bufón de la corte deprime a los auditorios más modestos con los mismos chistes con que en su época de esplendor ensombrecía los marmóreos salones, ofendía el sentido del humor de los patricios y perforaba el tanque de las lágrimas reales.

Toda familia numerosa, tiene al menos una representación del bufón encarnada en algún tío, hermano, primo, o sobrino.

C

Cabo, s. Hombre que ocupa el último peldaño de la escalera militar; cuando un cabo cae en combate, el golpe es menor.

Los comentarios están cerrados