El arado

EL ARADO

Por Jorge G. Zarza Spíritu

 En una pequeña parcela un hombre araba. Se le veía empecinado en romper la tierra con su arado. Ella se resistía a ser penetrada con aquello que la hería. El hombre no cejaba y pretendía que un bien le hacía.

La tierra cedió al arado y él permitió su fecundación con la semilla. Fue su fuerza y su dureza, lo que facilitó que la vida en ella surgiera.

La tierra orgullosa de ofrecer su fruto, al arado agradecía que tan duro la tratara.

Aquel hombre ahora descansa y agradece al arado, que en la labor no se ablandara, y que a marro tan bien lo forjara, un herrero en la fragua.

Forjando un arado

Los comentarios están cerrados