Cenizas

Hay unos hombres de fuego
caminando en el filo del horizonte,
camino junto a ellos;
la senda es de sombras,oscuridades que florecen.

Hay una herida de los abismos de mi alma
hasta el silencio de mi boca,
camino, nos han dejado solos,
sólo nos han dejado.

Ceniza en mi boca
y silencio en mis ojos
que trémulos se deshacen,
cenizas que forman murallas
entre mi voz y la luz.

Me duele el desamparo que crece en mi pecho
oprime, se planta y no mata.

Los otros me miran
sólo hay un laberinto
en sus ojos,
no puedo tocar la tierra,
cesar el viento que devora mis palabras.
mi garganta es un páramo,
me recuesto, me consumo
mi piel de ámbar ilumina,
hay fuegos frente a mí,
silencio sin ti.