Bésame amargo

Ha pasado ya mucho tiempo desde que no siento tus caricias: tus dedos rozando mis curvas, mi piel de terciopelo. Ha pasado ya mucho tiempo desde que no me dedicas siquiera una mirada: tus profundos ojos negros y vacíos, admirando mi cuerpo.

 

Han pasado ya muchos años, pero aún conservo la esperanza de que algún día llegues a necesitarme.

 

Que algún día me tomes fuerte con tus manos y me des un apasionado beso, amargo. Amargo, porque el día en que llegues a necesitarme, yo estaré allí para satisfacerte: el día en el que nos demos ese beso tan anhelado, tan soñado, será amargo. Será amargo, porque sé que sólo tomará ese beso para que rápidamente te alejes de mi, te desvanezcas de mi mundo y del mundo entero.

 

Me sacarás del rincón donde me tienes guardada desde hace tantos años, pero sólo para abandonarme. Y, aún así, espero con ansias y deseo que algún día vayas a necesitarme. Porque sé que sólo un beso bastará para que nunca sufras más.

 

Aunque te vayas de mi mundo y del mundo entero, yo seré feliz por haberte servido en conseguir la paz codiciada. Te extrañaré: como extraño ahora tus caricias, tus dedos rozando las curvas de mi cuerpo de terciopelo.

 

Pero te recordaré por ese profundo beso amargo.

 

Beso por el cual yo vivo, esperando. Vivo esperando que llegue el día en que me beses, amargo, y te despidas de mi mundo y del mundo entero. Para siempre.

 

 

 

 

 

_______________________

Acertijo literario: Bésame amargo.

Respuesta: El monólogo de una botella de veneno.

Los comentarios están cerrados