Me gusta el campo más que la ciudad y creo que la única conversación pertinente durante el desayuno es aquella que describe los sueños de la noche anterior.