Asesoría en estadística

Pensé hacer un monumento en recuerdo de todos los animales que han sido maltratados por el hombre, y no me alcanzó el cemento, el oro, la plata, el hidrógeno, ni las cubetas.

Entonces, tomé un latido del corazón de cada animal tratado con crueldad, para construirlo, pero como el monumento abarcaba más de un país, no pude pagar tanto impuesto.

Me asomé al corazón de las personas para ver de dónde les salía tanta crueldad para con los animales.

Fui al Génesis y leí: Y Dios formó del suelo todos los animales del campo y a todas las aves del cielo y los llevó ante el hombre para ver cómo los llamaba… El hombre puso nombres a todos los ganados, a las aves del cielo y a todos los animales del campo. ¿En qué momento de la historia, el humano confundió su función de zoologo, con el de torturador!

Quise hacer un tratamiento estadístico de los corazones sin entrañas, para luego, sacar conclusiones: Había por deporte, por diversión, por gusto, sin ninguna razón. Por venta para comida, por caza, para apuestas, para trabajo, y de los que no tienen ningún objetivo. Los había de viejos, de jóvenes, de niños, y de bebés.

Pero no pude, entonces, me fui a llorar y a escribir.