Aqua

images (5)

Aquarelina es extremadamente limpia no soporta tener una mancha en su ropa ni en su piel por lo que siempre lleva consigo toallitas húmedas que puede usar en cualquier momento, se baña cinco veces al día y cada vez que llega a la casa de alguien o algún lugar lo primero que hace es lavarse las manos. Para todos sus cumpleaños pide de regalo toallas, escobas, recogedores que va coleccionando con entusiasmo, su color favorito es el blanco porque ella quisiera ser como él, siempre luminosa, a todos lados lleva consigo una botella de cloro, junto con pinol por si llegara a necesitarlo en alguna calle de olores desagradables. Nunca ha tenido un novio porque sabe que cualquier hombre le puede pegar una bacteria o ensuciarla con sus manos, no saluda a la gente de beso y prefiere estar sola siempre respirando el aire fresco sin tener a alguien que le robe oxígeno. Ama la música clásica y de monasterio porque son melodías pulcras. Pero tiene una vecina que es todo lo contrario, se podría decir que la mujer más sucia de todo el mundo, no tiene casa porque tendría que limpiarla y prefiere las calles embarradas de pisadas y polvo, nadie sabe su nombre y no hace falta porque es una mendiga harapienta que tal vez nunca haya conocido el roce del agua, se la vive pidiendo limosnas  y ensuciando la puerta de Aquarelina con sus excrementos y restos de comida. Por más que la pobre mujer amante de la limpieza talla su entrada de nada sirve, ha intentado denunciar su caso con la policía pero realmente no le dan importancia, hay cosas más importantes que atender que la limpieza. Aquarelina sufre de insomnio, porque sabe que la mendiga merodea por las noches con sus pordioseros pies por los alrededores y no soporta la simple idea de tenerla cerca, si logra dormir unas horas son las peores de su vida porque en todos sus sueños aparece la mujer llena de basura persiguiéndola para hundirla en sus desperdicios. Aquarelina cada día enloquece más  y ha estado  trabajando por años en un veneno desinfectante con el que deseaba silenciar a la mendiga en una noche de descuido.

__ Y total, quien la va extrañar, ¡es solo una mendiga más!

Así me dijo hace unos días  cuando me la encontré en el supermercado comprando unos francos cilíndricos de jabón espumoso, según el mejor de las últimas marcas de limpieza, con el que pensaba  matar de una vez por todas al mal que arrasa a la ciudad, estaba tan desesperada que hasta me pidió que la ayudara a cavar una tumba con las mejores fragancias existentes  para no contaminar a la tierra y a la flores con el pestilente aroma de la mendiga; la verdad, lo confieso, le di una idea que desde hacía mucho tenía en mente, la de construir una pipa fumigadora de jabolina  capaz de destruir  a toda una población de cucarachas, le  dio curiosidad ese plan maquiavélico a  mi vecina, pero primero teníamos que deshacernos de su pesadilla antes de encausarnos en una guerra global. Así que durante dos semanas estuve fantaseando con nuestra maniobra de una tumba aromática que cambiara para siempre las tradiciones fúnebres  y como él  mundo sería liberado de la peste, después de mucho basilar entre el bien y el mal, la limpieza y la suciedad me dispuse a ayudar  a la desesperada Aqua. Juntas fraguamos un plan, primero secuestraríamos a la asquerosa mujer, después le daríamos un baño de horas amarrada a la tina para que tuviera la oportunidad de morir limpia y por  último le inyectaríamos el antídoto mortal contra la impureza,  10 litros de jabolina. Pasaron unos días en los que estuvimos encerradas mi amiga y yo trabajando arduamente en la formula exterminadora hasta que llegó la noche del crimen. Yo me quede vigilando la esquina de nuestra calle mientras Aquarelina realizaba el secuestro, realmente no nos llevó mucho tiempo, los mendigos no suelen importarle a nadie, en menos de 10 minutos ya estábamos en el cuarto de baño  de mi vecina esposando en la bañera a aquella espantosa figura que se retorcía de un lado a otro intentando escapar del agua. Para nuestra suerte la pordiosera era muda, gracias a Dios no tuvimos que usar cinta canela ni otras cosas comunes que  los secuestradores usan, solo amansarla con manguerazos hasta verla como una rata muerta. Todo iba de acuerdo al plan hasta que  llegó el momento de cortarle el cabello de la cara para enjuagarla. Aquarelina dio un grito de horror que casi ocasiona un derrumbe, la mendiga era idéntica a ella en todos los sentidos, era como su imagen en el espejo, pero sin bañarse. Aqua comenzó a llorar espantosamente, daba aullidos tan desgarradores  que estuvimos a punto de ser descubiertas. Después de mucho sollozar me confesó entre lágrimas que había tenido una hermana gemela de niña a la cual había dado por muerta en un accidente, eso le habían contado sus padres de pequeña, ella inocente terminó por creerlo, así creció, pidiéndole a los santos que tuvieran en la gloria a su otra mitad sin sospechar que su hermana estaba más cerca de lo que imaginaba. Cuando Aquarelina se repuso del shock nos dispusimos a sacar a su hermana del tormento que sufría pero ya estaba muerta, tanta agua en su cuerpo después de  muchos años de no bañarse le había provocado una parálisis y después el infarto. Entramos en pánico por el suceso, mi vecina del shock paso a un estado de euforia, intentó a toda costa revivir a su gemela, empezó a retorcerse como una loca soltando espuma por la boca, parecía que no sobreviviría  a aquello. Esa situación en la que yo no sabía que hacer  duró horas hasta que por fin mi amiga se repuso liberándose en un llanto amargo que casi  limpia a todo el país. Yo también lloré por aquella atrocidad cometida y terminé por proponerle a Aquarelina que le hiciéramos a su gemela un hermoso funeral lleno de perfumes y rosas blancas porque así llegaría al cielo purificada de todo mal, la convencí de que después de todo le habíamos hecho un bien dándole una muerte limpia. Al día siguiente nos encargamos de invitar a todos nuestros conocidos, contándoles la trágica historia de la gemela descarriada de Aquarelina que había muerto a causa de la peste. Llegó mucha gente a ver la magnificencia del funeral, incluso algunos reporteros, era una belleza, todo brillaba, todo era tan limpio que los invitados tuvieron que entrar sin zapatos, las flores parecían diamantes y el perfume que inundaba el aire era tan exquisito como el incienso, el cadáver de la mendiga estaba tan pulcro como ningún otro en la faz de la tierra, sin una sola mancha que pudiera contrastar con tanta pureza. Todos estaban maravillados y de nuevo todo iba de acuerdo a plan trazado, cuando por sorpresa irrumpió en la sala Aquarelina  con un vestido tan blanco que nos dejó prácticamente ciegos, llevaba en la manos una bomba de jabolina conectada a unos cablesitos raros y  a un reloj. Lo que ocurrió  a continuación no lo recuerdo muy bien, creo que sobrevino una explosión de jabón tan poderosa que salimos disparados de la casa. Hubo muchos heridos, eso me contó una enfermera  en el hospital, Aquarelina sobrevivió pero en muy malas condiciones porque al salir disparada de la casa cayó sobre un charco de fango  donde casi se ahoga en el excremento de unos perros, sacarla de aquella condición le llevó días a los médicos. Ahora tengo sabido que está en un hospital  psiquiátrico muy costoso donde se llevan  a cabo los más novedosos tratamientos, a ella le están aplicando uno en particular de acuerdo a sus síntomas de locura; la bañan diariamente en lodo caliente para que le pierda el miedo a las infecciones además de que la obligan besar en la frente a todos los mendigos que llegan al reclusorio para que poco a poco pierda el asco. Yo quede librada de todos los posibles cargos criminales, ya  que nadie me podía  inculpar por la locura de Aqua. Ahora estoy completamente dedicada a la fabricación del ataúd aromático que cambiara el curso de la historia y a la construcción de la pipa de jabolina que desinfectará a la humanidad de las cucarachas humanas

.2013-662961530-2013111145660.jpg_20131111