Amor

Su foto está en todos los bolsillos, aunque no como me lo contó un corintio.  La piratería llegó primero y ya nos acostumbramos al quemado; el original tiene el holograma del sacrificio, ya casi nadie lo quiere.

Vacías están las redes de tu originalidad y llenas las esquinas de los que venden corazones rojos; compro uno con aroma a cereza y me pongo a chatear.

Descomunal e intrépida petición carente de lógica mundana ¡Qué amen a lo divino vasijas de barro! Tu esencia, Dios, es amar, la de nosotros ser amados ¿Ves es problema?

Camuflaje aparecido, secreto expuesto, juegas al detective con tus vecinitos los humanos; cuando encuentre el cómo amar, gritaré: Por mí y por todos mis compañeros.

Yo lo intenté, él lo intentó, nosotros lo intentamos, ellos lo intentaron, y nada. Te reto a amar, pero quítate tu traje de Dios;  a ver si es tan fácil.  –Mejor te pongo mi traje 3 de Dios y amas; a ver si es tan difícil.