64 cuadros

Le pedí a Kasparov, Karpov, Fischer y Capablanca que les explicaran el objetivo del ajedrez de la vida a cinco familias, pero todos renunciaron.

¡No pueden acumular 16 reinas, mientras que los oponentes, al mover sus piezas, se vuelvan peones! Y fin de la competencia.

Qué alguien les diga a las familias que no pueden hacer sus propias reglas. ¡Así no funciona el juego!

Por si nadie se los ha explicado: el objetivo del juego es darle jaque mate al rey del otro, sin que antes se lo den al tuyo. Cientos de páginas de ajedrez lo explican; y 73 libros revelan que esta vida no es la meta.

Ellos tienen el control del juego, de todas las áreas de la vida de la población, pero, no temais a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien a Aquel que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehena.

Estan muy bien colocadas sus piezas, su estrategía es digna  de un juego de ajedrez entre Reti y Lasker, pero el contrincante no se llama población… se llama Creador.

Prefiero entender el juego, y respetar sus reglas; a pretender  no entender el juego y hacer el ridículo toda la eternidad.

Si no lo entienden en ajedrez, que alguien se los explique con palillos chinos. Y los rostros se pintarán de amarillo.