5a y 6a estación del Vía Crucis

En ambas vías entro a escena yo,
en una, forzada y aparentada,
en otra, por amor y compasión.

De camino por la Pasión
en la quinta, soy escogida,
en la sexta, lo decido yo.

Si atiendo al otro en ínfima vida,
en una, lo empuja mi egoísta yo,
en la otra, logró su desaparición.

Al regresar a Jesús la cruz
mi esfuerzo logra bien pagar,
y mi ego en mi yo, verá la luz

Al terminar de secar su rostro,
en ambos lienzos está Él presto.
¡Oh, regalo final expuesto!

Sentimientos polarizados
en ambas paradas bien dejados
nadie lo nota, sólo mi oculto yo.